LAS FAMILIAS APORTAMOS A LA CONVIVENCIA

La violencia en la escuela no es un problema nuevo, la violencia es un problema social y sin embargo, cada vez que aparece vuelve a generar los mismos sentimientos: dolor, indignación, impotencia, desazón y la búsqueda de explicaciones...

¿Qué te genera a vos?

¿De qué hablamos cuando hablamos de violencia?

¿Qué tipo de violencia reconocemos?

¿Qué hay detrás de esas situaciones tensas, de conflicto?

¿Cómo prevenir las agresiones físicas?

¿Cómo promover una comunicación sin agravios, dónde cada quien pueda expresar sus ideas?

¿Podemos anticiparnos al golpe?

¿Sabés cómo se dio, quiénes, cómo y qué pasó después?

Cuando hay enojo, malestar, ¿cómo "bajar la pelota"?

¿Qué podés aportar para que la situación no se desborde?

¿Cómo quedamos cuando vivimos situaciones de violencia?

¿Cómo quedan los chiquilines? ¿Qué pueden estar sintiendo ellos?

¿Recordás alguna situación de violencia que hayas vivido en la escuela? En ese recuerdo...sos niño/niña, maestra, directora, familia?

PARA PROBLEMAS VIEJOS, PREGUNTAS NUEVAS.

¿Podemos empatizar con la persona que respondió con acciones violentas?

¿Cómo podemos contribuir a una convivencia saludable, desde nuestro lugar de familias, en la comunidad escolar?

¿Cómo construir una sociedad de iguales y de respeto mutuo?

Seguramente cada familia reflexionará, hablará sobre estos temas de una forma u otra.No hay una única receta.

Pero si compartimos las mejores ideas y las mejores propuestas contribuimos a mejorar juntos. Te invitamos a compartir sobre:

¿Qué medidas podemos tomar como comunidad, para visibilizar y aportar mejoras a situaciones de violencia en relación a la escuela?

Previous Post